Fortalezas.

El mejor aprendizaje es, en muchas ocasiones, el de la vida. Y la mayoría de las veces, nos llega la información sobre las potencialidades y fortalezas de nuestros niños, ya sean hijos o alumnos, de la manera más sencilla, sin necesidad de evaluaciones, escalas de Likert, observaciones estrictas y/o manuales de “educación en” la moda del momento.

Solamente hay que dejarles que sean como son; que vivan cada momento como les toca vivirlo y que manifiesten sus vivencias como quieran, puedan, sientan, les dejemos…

En este caso tengo claro hace tiempo cuales son las fortalezas y hacia dónde se dirige esta personita. De las debilidades, ya nos iremos encargando en su momento. Porque por suerte o desgracia, el tiempo ordena las cosas. Y ahora mismo, nuestro tiempo determina nuestras prioridades y lo dedicamos a sus fortalezas.

20180223_135250-1

Aprendizaje cooperativo.

ANTIGUOS RECURSOS, NUEVOS ESCENARIOS.

El pasado sábado asistí a la formación de EDUCATIO, “L’APRENENTATGE COOPERATIU”, a cargo de Santiago Moll. Os recomiendo su blog: “JUSTIFICA TU RESPUESTA”.

aprenentatge cooperatiu

Actualmente, considero necesaria una formación permanente que nos permita estar ejerciendo nuestras funciones de forma eficiente y actualizada, en consonancia con las  nuevas realidades que nos rodean.

Las diversas técnicas y estrategias presentadas en este curso se pusieron en marcha ya hace unos años. Recuerdo haber sido partícipe “conejillo” en algunas clases puntuales de EGB. Junto con mis compañeros entrábamos en una manera diferente de aprender en la que todos participábamos, previo movimiento sonoro de mesas y sillas. Ignorantes de los roles que cada uno de nosotros desempeñábamos y de los objetivos que el maestro de turno intentaba alcanzar con dudas y temores.

Son curiosas las sensaciones que sentí el sábado. Algunas ancladas en los recuerdos vividos en aulas donde se agolpaban treinta alumnos. Otras mucho más cercanas; las que siento en las aulas donde trabajo cada día, donde niños “privilegiados” de espacio, aprenden en grupos de cuatro a cinco. Es la realidad del centro de educación especial donde aporto cada día mi granito de arena.

 

Y mañana es lunes…

Nos pasamos deseando que pase el tiempo. Yo también, aunque a veces intente olvidarme. Últimamente, lo disfruto, lo saboreo, lo exprimo como fruta madura…

El pasado viernes finalizó una semana corta laboralmente y dura personalmente. Y es que las decisiones que he tomado durante estas últimas semanas me llevan a asumir consecuencias esperadas, a encuentros demasiado tiempo postergados y a encarar retos largos años soñados para darles, por fin, forma.

Y es ahora que, siguiendo a Roberto Aguado, siento que yo controlo. Porque como él mismo dice: “Jamás pretendas retener una nube“.

es emocionante...

Ojalá mañana lunes, en algunas aulas, algunos educadores se atrevan a proponer un ejercicio como el del vídeo y empiecen a conocer un poco más a las personas que comparten tantas horas con ellos. Y que, algunos por primera vez, empiecen a sentir en  las aulas las palabras mágicas: “Ya es la hora profe, se nos pasó volando…”.