Mascotas.

Siempre me han gustado los animales. Y podría decir, con un poco de orgullo, que yo a ellos también. Curiosamente, cuánto más grandes, mejor.

Como la mayoría de los niños, jamás tuvimos en casa algo mayor que un canario, así, por iniciativa de mis padres. Mis hermanos y yo nos conformamos con los animales de la familia: Negreeta, Cartutxo, Sultán, Volvo…

Al final de mi adolescencia, cuando ya no lo esperaba, mi padre se presentó en casa con una gatita joven, blanca y asustada. Fue el mejor regalo de mi vida, por inesperado y porque durante mi vida en casa, como familia humilde, recibí bien pocos; de regalos y de inesperados. Le puse de nombre “Nina” porque era a la vez muñeca, hembra y ser vivo.

Como madre, cumplí antes el deseo de mis hijos. Se llamaba Rassi. Una cobaya de pelo blanco, largo y suave. Tranquila, sí; demasiado tranquila.

Artículo dedicado a Wiki.

 

IMG-20160531-WA0001

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s